Práctica

La práctica del karate-do comprende tres partes, más una previa meramente física, de ejercicios orientados a desarrollar las cualidades que requiere una correcta ejecución técnica.

Las características técnicas de Shoto-kai pueden resumirse en la ejecución de movimientos rápidos y penetrantes a partir de posiciones bajas.

Para ello se requiere un alto grado de ejercitación de las piernas para hacer posible movimientos rápidos utilizando la potencia de las piernas. Esto hace que las técnicas tanto de ataque como de defensa, se perciban desde el exterior como un movimiento fluido, amplio y continuo al no existir necesidad de imprimir una velocidad distinta a brazos y piernas a la hora de ejecutar una técnica.

Preparación 

La preparación no debe entenderse como un calentamiento previo a la práctica técnica, constituye una parte de la sesión que debe constar de ejercicios con un cierto contenido específico relacionado con el karate y un nivel de exigencia, intensidad y duración acordes con la sesión técnica planteada y la condición física, nivel y características del grupo al que va dirigida la sesión.

Kihon

Kihon o técnica básica es la práctica de técnicas aisladas o encadenadas en combinaciones simples, de forma repetitiva e individual. Constituye la base del aprendizaje de la técnica y requiere una cierta condición física así como un calentamiento previo.

Kata

Kata es la práctica de técnicas encadenadas, establecidas de antemano y transmitidas a lo largo de los años por las sucesivas generaciones de practicantes. Cada escuela tiene una serie de katas fundamentales ejecutadas de acuerdo con unas características propias que la definen y diferencian de otras escuelas o estilos.

 Kumite

Kumite (combate) es la práctica por parejas de las técnicas del karate-do basada en unas reglas para cada tipo de kumite, de manera que resulte adecuada a cualquier nivel del practicante.